¿Por qué debes ponerte gafas para protegerte del coronavirus cuando corres?

Ahora también debemos protegernos de las microgotas y aerosoles expedidos por otros corredores al respirar.

¡En estos tiempos que corren, cualquier medida de protección es poca!. Tras la etapa de confinamiento causada por el COVID19 hemos vivido unas fases progresivas de desescalada y que se han visto reflejadas en un aumento de actividad deportiva, sobretodo en la práctica de running.

Desde que nos fueron permitiendo ir, de forma progresiva, volver a nuestra normalidad, hemos podido ver como nuestras calles se han llenado de runners que encontraban en sus entrenos la mejor opción para acceder a la libertad que tanto habían echado de menos, así como poder hacer frente a los kilos de más que habían ganado durante el tiempo de confinamiento

Gafas de sol deportivas: tu mejor aliado

Los beneficios del deporte, y del running en particular, son múltiples y son numerosos los estudios médicos que lo certifican. Al igual que todo, hay que tener en cuenta ciertas recomendaciones, sobretodo para aquellos corredores nóveles o «nuevos runners», para evitar cualquier lesión que nos vuelva a dejar en el sofá de casa una temporada más.

A estas indicaciones hay que sumarles las recomendaciones relacionadas con la propia pandemia, como «la advertencia de guardar, e incluso incrementar, la distancia de seguridad corriendo en diagonal al resto de deportistas y, en caso contrario, la recomendación de llevar mascarilla, entre otras».

A continación, podemos analizar las recomendaciones del doctor Victor Charoenrook, oftalmólogo del Centro de Oftalmología Barraquer, para evitar dolencias y molestias oculares habituales en la práctica del running:

 Gafas que cubran los laterales

Esta equipación permite a los deportistas protegerse en sentido amplio. “Al correr al aire libre los ojos están expuestos a la climatología; al calor o al frío, al viento o incluso a hojas o partículas en el ambiente. Ahora también debemos protegernos de las microgotas y aerosoles expedidos por otros corredores al respirar, que pueden ser fuente de contagio del Covid-19 y lamentablemente no solo afectar a nuestra salud visual”, comenta el doctor.

Es muy importante lentes con pantalla completa que cubran y se acoplen bien a la formología de nuestra cara, para asegurarnos la mayor protección posible, como nuestros modelo Inverse u Ocean.  

Lagrimeo, visión borrosa e irritación

“Al correr, la corriente del aire puede aumentar la evaporación de la lágrima natural de nuestros ojos, provocando sequedad ocular. El lagrimeo reflejo causado por los ojos al secarse, el escozor y la visión borrosa son los principales síntomas de esta dolencia.

Sin embargo, estas complicaciones se solucionan de forma eficaz con el uso de gafas, que nos protegen de los factores ambientales externos”, asegura Charoenrook.

“Con el calor, el sudor puede caer desde la frente hacia dentro de los ojos, provocando escozor e irritación. También se debe llevar gorra o cinta en la frente para evitar que el sudor entre dentro de los ojos”, apunta el especialista.

Es muy importante poder contar con gafas deportivas que permitan un ajuste perfecto a tu gafa, que bloqueen el acceso del sudor a tus ojos y sobretodo te protejan del impacto directo del sol en tus entrenos.

No frotar los ojos

“No se deben frotar los ojos, ya que las manos también sudan y podemos introducir el sudor en los ojos o incluso provocarnos deformaciones en la córnea”, explica el doctor.

En caso de tocarnos inadvertidamente los ojos es conveniente realizar un buen lavado con suero fisiológico o lágrimas artificiales sin conservantes para intentar eliminar en lo posible la presencia de virus”, apunta el oftalmólogo. 

Fuente: Revista Triatlón