Alba Reguillo en el Ironman de KONA

A tan sólo dos días del Ironman de Kona, nuestra deportista Alba Reguillo nos detalla todo lo que está viviendo los días previos a la gran prueba. En Voice Sports estamos seguro que vas a dejarte la piel y vas a conseguir un magnífico resultado ¡Muchísima fuerza Alba! 
Desde mi llegada a Kailua Kona, Hawai el pasado miércoles, mi objetivo ha sido adaptarme al horario y superar el Jet Lag (12h de diferencia) y sobretodo al clima. En un principio las condiciones extremas que me pintaban los conocidos no son tan malas como esperaba, en realidad soy friolera y esta temperatura y calor, aunque no son agradables, a mi me benefician. El ambiente que se vive aquí es increíble, todo el mundo en forma, gente mayor con cuerpos increíbles, se respira salud y energía por todas las esquinas y las calles principales por donde discurre la carrera del Ironman se llenan de gente en bici o corriendo, el Pier (muelle), que es la zona por donde se nada repleta de triatletas que empiezan o terminan su entrenamiento diario. Si en algún momento he pensado en no tener ganas de entrenar, esto, sin duda hace que ni te lo plantees. Todo el año preparando la carrera y ahora es cuando más la estoy disfrutando y sintiendo, afortunada de estar entre toda esta gente, y haber luchado por ocupar un lugar el deseado día 14 de Octubre.
Esta semana he entrenado la posta de natación con mis compañeros de selección diariamente en el Pier, esas reuniones son especiales de por si, se nada en grupo y se termina disfrutando una bebida  isotónica gentileza de la organización. Las competiciones Ironman destacan por su increíble organización, no falta detalle (crema solar, agua fresquita, una feria del corredor inmensa, voluntarios amables que te ayudan en todo…). Adaptarme a nadar en aguas abiertas, orientarme y familiarizarme en este medio ha sido uno de mis objetivos principales.
 
Entrenamientos por la Queen K con la bici adaptándonos al viento, al calor húmedo, y probar mi equipacion nueva antes de la competición. La carrera a pie a sido la mayor sorpresa que me he llevado. Tras mi lesión eterna de tobillo, llegaba a Kona con incertidumbre de cómo reaccionaria mi cuerpo, y sorprendente mente ha sido para bien. Mi dolor está casi desaparecido y he logrado correr cada dos días, algo inimaginable para mi, por suerte, cruzo los dedos, llegaré al Ironman sin dolor en los peroneos. Ayer corriendo en la parte más dura de la carrera, en el Energy Lab, empecé a emocionarme solo por el hecho de pensar que podré correr disfrutando.
Ayer por la tarde tuvimos el desfile de selecciones nacionales y lo pasamos genial, una marea roja recorrió las calles de Kona, y si  duda nos hizo unirnos a los 55 representantes españoles, cinco chicas, y cuatro manchegos en total. A falta de dos días para empezar la carrera me encuentro super fuerte, descansada, sin molestias, recargada de muchísimo cariño que mi gente y en especial mi familia me dieron antes de partir de mi tierra. Con la moral por las nubes después de ganar la semana pasada el prestigioso triatlón Desafío Doñana, sabiendo que si mi cuerpo y sobretodo mi cabeza funcionan como deben puedo hacer una gran carrera, aunque también se que será dura, que sufriré dolor durante muchas horas.
 
Dorsal 1936, vestida de color verde, intentaré como principal objetivo cruzar la línea de meta del mundial Ironman. Solo dos días me separan de intentar conseguir uno de los mayores retos de mi vida” 
http://pistaapista.blogspot.com.es/2017/10/cronica-de-alba-reguillo-desde-kona.html